Has que el dinero trabaje para ti

En librerías desde hace veinte años, Padre rico, padre pobre es uno de los textos sobre finanzas personales más exitosos. Su autor, Robert Kiyosaki, se ha convertido en un gurú en el que las personas ponen su confianza para conseguir el éxito.

El título se refiere a dos influencias en la vida de Kiyosaki: su padre, quien a pesar de ganar buen dinero murió aún con deudas y el padre de un amigo, quien hizo su fortuna de la en Hawaii. Por medio de la observación de estos dos casos y de otros, el autor presenta lo que hace distintas a las personas comunes y a las ricas.

A pesar de que el mundo es muy diferente ahora que en 1997, el libro continúa vendiéndose porque las seis lecciones que presenta todavía pueden ser aplicadas por sus lectores a su vida diaria.

 

1.   Los ricos no trabajan por dinero

“Los ricos hacen que el dinero trabaje por ellos”, afirma Kiyosaki. Con esto se refiere a que las personas pobres y de clase media reciben pagos por hora o por un salario, mientras que los ricos trabajan por comisión, piden opciones sobre acciones o tienen su propio negocio.

Ya que siempre nos han enseñado que lo que debemos hacer es tener un salario fijo, cambiar esta mentalidad requiere de valentía, fe en uno mismo y aceptar la incertidumbre. En México solo 3 de cada 10 empresas sobreviven al primer año, por lo que seguir este consejo es en verdad un riesgo.

 

2.   ¿Por qué proveer de educación financiera?

Para el autor, es primordial que las personas aprendan desde jóvenes a manejar su dinero, porque lo importante no es obtenerlo, sino mantenerlo. Es la razón por la que personas que ganan la lotería o tienen una herencia con mucha frecuencia pierden todo o más de lo que ganaron.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Educación Financiera de 2015, en México el 66.2% de los adultos reporta haber recibido educación financiera sobre ahorro por parte de sus padres, pero la encuesta no aclara qué tan certera fue la información recibida. Respecto a educación para emprendedores, el gobierno mexicano ofrece algunas opciones a través del INADEM.

Esta información, sin embargo, podría no estar alineada a las ideas de Kiyosaki. Él, a diferencia de otros autores, no considera que una casa sea un “activo”, ya que los define como algo que genera dinero: el negocio o la herramienta que ayuda a generar más ingresos, no aquello que nos cuesta mantener.

 

3.   Ocuparse del propio negocio

Ya que define los activos, el autor propone que en su tiempo libre las personas no deben gastar lo que ganan, sino invertir en nuevos activos para tener aún más ingresos. Esto aplicaría por ejemplo para quienes tienen un negocio de fin de semana o hacen encargos independientes en épocas como la Navidad.

4. Historia de los impuestos y el poder de las corporaciones

Kiyosaki explica cómo funciona la relación entre el gobierno, los impuestos y las corporaciones y afirma que las personas ricas conocen bien este sistema y saben cómo hacer que trabaje para ellos.

Aunque las leyes mexicanas no son iguales a las de Estados Unidos, este punto es relevante: la educación financiera, de la que se hablaba en el primer punto, llevaría a una persona a conocer el sistema de impuestos y a decidir cómo darse de alta en el SAT y qué compras debe deducir.  Ya que en México el 23.6% del PIB es generado por la industria informal, no parece que estos emprendedores hayan leído a Kiyosaki.

pexels-photo-259165

5. Los ricos inventan el dinero

Regresando al tema del miedo y la aversión a la incertidumbre, esta sección del libro afirma que las personas ricas no son las más inteligentes o brillantes, sino las más audaces. Esto no significa ser descuidado, sino tomar riesgos calculados y aprender más sobre el sistema para encontrar formas innovadoras de crear activos.

En su momento, el autor ilustró este punto con ventas de bienes raíces, pero quizá ahora el mejor ejemplo serían las start-ups que solucionan problemas que sus usuarios ni siquiera sabían que tenían.

6. Trabajar para aprender, no por el dinero

Finalmente, Kiyosaki aboga por la curiosidad intelectual y afirma que la idea de que es mejor saber mucho sobre un solo tema es errónea: lo valioso es saber un poco de varios temas y saber identificar oportunidades de aprendizaje. Algunas de las áreas que todos podrían conocer son la comunicación, el marketing, las ventas y la administración. Gracias a internet, estas son áreas de las que se puede aprender de forma independiente por medio de páginas como Coursera, además de libros y otros métodos tradicionales.

Aspiria

 

 

Please follow and like us:
5