Cómo se financian las empresas

 

De acuerdo a un estudio reciente, uno de cada siete dueños de MIPYME mexicanos dice que la falta de créditos empresariales limita el crecimiento de sus negocios. Hay 4.2 millones de compañías en este sector de la economía que emplea al 75% de la fuerza laboral en el país. Esto significa que conseguir préstamos en México es casi imposible, ¿cierto?

Verás, los números no mienten y la encuesta que se le realizó a 513 emprendedores mexicanos también muestra que el 41.8% de los participantes cuenta con créditos dados por empresas de la banca comercial o proveedores de servicios financieros.

4 de cada 10 solicitantes del grupo encuestado tuvo acceso a financiamiento en el pasado. Es decir, que tienes un 40% de probabilidades de que se te autorice financiación, y esas probabilidades no están tan mal. Pero entonces, ¿por qué el 70% de los empresarios aztecas piensan así?

 

Obtener un crédito no es tan complicado, a menos que se lo pidas a un banco

 

La cosa es que cuando alguien menciona la palabra “préstamo”, la mayoría de las personas piensa “banco”. Y si tu empresa es relativamente nueva y tiene menos de 100 empleados, las probabilidades de que una institución de la banca comercial te apruebe el financiamiento son bajas.

De hecho, el Banco de México reveló en un comunicado de prensa que solo el 26% de las empresas con 10 a 100 empleados recibió este tipo de beneficios directamente de un banco durante el tercer trimestre de 2017.

En general, el uso de créditos bancarios ha ido disminuyendo desde los inicios de ese año. Esta tendencia se puede deber a la percepción que tienen los empresarios en México de los préstamos de la banca comercial.

El Banco de México explica que para el tercer trimestre de 2017 la mayoría de las empresas expresó que los plazos, montos ofrecidos y opciones de financiamiento habían mejorado. Sin embargo, los tiempos de resolución, comisiones, tasas de interés y otros gastos habían empeorado considerablemente en comparación al trimestre anterior. Es decir, los tiempos de aprobación son muy largos y los préstamos son muy caros.

 

 

Entonces, ¿cómo se financian las empresas?

Los proveedores de servicios financieros desplazaron a la banca comercial como la opción favorita de las MIPYMEs mexicanas. El 76% de las empresas encuestadas por el Banxico uso los servicios del primer grupo mientras que el 34.1% optó por el segundo. De tercero, se ubican los préstamos provenientes de otros miembros del grupo empresarial (18.6%), seguido por la banca de desarrollo (6.3%), bancos extranjeros (5.7%), y por emisión de deuda (2.1%).

Estas cifras pueden estar seriamente influenciadas por las preferencias de los empresarios mexicanos a la hora de escoger un proveedor de créditos. Los cuatro criterios más populares son: Proceso rápido y sencillo con un 57.62%, tasas de interés accesibles con un 15.81%, confianza en la institución con un 12.99%, y pocos requisitos con un 7.9%.

Con estas cifras en mente, sería acertado asumir que el emprendedor en México quiere acceso rápido a préstamos por sobre todas las cosas. Es aquí donde la banca comercial falla de manera espectacular o como explica el Coordinador del Centro de Estudios Financieros y de Finanzas Públicas de la Universidad Nacional Autónoma de México, Miguel G. Ibarra:

“Los bancos actualmente son instituciones muy poco flexibles, son muy grandes, burocráticas y tiene un aparato muy costoso. Es decir, les cuesta lo mismo atender un crédito de un millón de pesos que uno de cien mil, porque el trabajo que tienen que hacer es el mismo, entonces prefieren atender créditos más grandes”.

Si, los créditos bancarios se han vuelto más inaccesibles desde comienzos de 2017, pero hay un motivo para esto. La Asociación de Bancos de México (ABM) publicó una síntesis informativa en la que se señalan un menor crecimiento económico, mayor inflación y falta de subsidios para la banca comercial como motivos de una disminución de créditos bancarios durante el año en cuestión.

Y hasta ahora, la táctica les ha funcionado. A pesar del problemático panorama descrito anteriormente, los niveles de morosidad en la banca han ido en bajada desde el 2007, estableciéndose en 2.15% en el 2016. Esto ha mantenido el sector bancario en México saludable y otorgando créditos.

 

¿Qué opciones de proveedores de servicios financieros hay en México?

Como proveedor de servicios financieros, nos referimos a cualquier empresa que ofrezca productos de ahorro y financiación sin ser un miembro activo de la banca comercial. Aunque hay varias instituciones de esta naturaleza operando en el país, vamos a hablar de las que son reguladas por el CONDUSEF y se han ganado la confianza de los usuarios:

  • SOFIPOS
  • SOFINCO
  • SOFOM E.R
  • SOFOM E.N.R
  • SOCAPS

Las Sociedades Financieras Populares (SOFIPO) y las Sociedades Financieras Comunitarias (SOFINCO) son entidades de micro-finanzas. Ellas funcionan como Sociedades Anónimas de Capital Variable con la autorización de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

De acuerdo a un reporte publicado por CONDUSEF con estadísticas de enero a junio, las SOFIPOS tienen un IDATU de 8.34. Este último es un puntaje que el CONDUSEF utiliza para evaluar la atención al cliente al cliente que las entidades financieras le dan a sus clientes y la máxima puntuación es 10.

Las SOFIPOS fueron de las instituciones que menos recibieron sanciones con un 4% del total, y en combinación con su IDATU las hace como una de las opciones con lazos gubernamentales más confiables.

En contraste, las Sociedades Financieras de Objeto Múltiple (SOFOMES) tienen IDATUS más bajos, especialmente las E.N.R. De hecho, estás últimas recibieron 1,729 sanciones en el primer semestre de 2017 representando un impresionante 62% de todas las penalizaciones a entidades financieras no bancarias en ese periodo.

Además, CONDUSEF detectó 106 cláusulas abusivas provenientes de SOFOMES E.N.R desde marzo de 2015 hasta junio de 2017. Este tipo de provisiones incluyen prohibiciones a contratar otros préstamos mientras el contrato este vigente, por ejemplo.

Ante estos números, sería fácil concluir que las SOFOMES no son las mejores opciones a la hora de buscar financiamiento. Pero, para ser justos, las estadísticas muestran una tendencia y puede haber organizaciones de este tipo que ofrecen servicios excepcionales.

Si estás considerando cualquiera de estas opciones para impulsar tu negocio a la siguiente etapa, tienes que visitar la página del Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES).

Esta herramienta del CONDUSEF te permite saber el verdadero estatus de un proveedor de servicios financieros. También, puedes verificar su denominación social, sector, estado en el que se encuentra ubicada su casa matriz y fecha de actualización de datos.

Por último, tienes la NAFIN (Nacional Financiera). Esta institución de banca de desarrollo sirve como mediador entre dueños de MYPIMES e instituciones crediticias. Su objetivo es que las empresas que más lo necesitan tengan acceso a “más productos de financiamiento y más barato”.

En conclusión, la noción de que en México hay pocas opciones de financiamiento para MIPYMES no es acertada. De hecho, hay varias opciones disponibles en el mercado; desde empresas que se especializan en micro-créditos para empresas con pocos empleados y poca trayectoria hasta proveedores de servicios intermedios con productos desarrollados específicamente para las PYMEs.

Si eres uno de los miles de empresarios que está buscando una opción con procesos sencillos y periodos de aprobación cortos, visita el calculador de préstamos de Aspiria y haz tu solicitud en menos de 10 minutos.

 

 

Aspiria

Please follow and like us:
5