¿Por qué los bancos niegan los créditos?

 

Acudir a una institución financiera a hacer una solicitud de crédito puede ser una buena o mala experiencia para ti como emprendedor. Lo que marcará la diferencia es que tan preparado estás para el proceso que quieres empezar.

El tiempo es dinero. Cuando le pides un préstamo empresarial a un banco, empieza un proceso que puede durar días o meses, y mientras tanto el proyecto para el que necesitas el capital se estanca. Lo que empeora si la solicitud es rechazada, pues tienes que empezar de nuevo.

Por eso, es importante saber cuáles son los motivos que llevan a un analista a dar una respuesta negativa a tu petición de financiamiento, y vamos a comenzar con la más básica.

 

  1. No cumples con los requerimientos mínimos

 

La mayoría de las personas suelen ver los créditos como un producto universal que los bancos adaptan a cualquier situación, pero así no funcionan las cosas.

Los préstamos bancarios se parecen a los programas de computadora. Cada uno tiene una finalidad específica, pero le puede servir a más de un usuario para cubrir necesidades distintas.

Más importante aún, cada uno viene con una serie de requerimientos mínimos para poder usarlo, y si no los cubres, no puedes acceder a ellos.

Evítate una serie de frustrantes viajes al banco. Entra a la página oficial del banco de tu elección y estudia todos los paquetes que tienen a tu disposición. Cuando te hayas decidido por uno, asegúrate de cumplir con todas las exigencias básicas.

 

  1. Tu score en el Buró de Crédito no es favorable

 

El score que te da el Buró de Crédito les permite a las instituciones financieras tener una idea de tu experiencia crediticia. Lo que los analistas buscan para otorgar el beneficio son personas con capacidad e intención de pago.

Por eso, es importante que siempre te mantengas al día con tus deudas personales, incluyendo el plan de datos de tu celular, televisión por cable, servicios y demás.

De hecho, si tu reporte del Buró está en verde, no solo hay muchas más probabilidades de que te aprueben la solicitud, sino que también te puede salir más barato.

Una buena manera de mejorar el score es pidiendo una tarjeta de crédito por cualquier monto, usarla y mantenerla al día.

En caso de que estés teniendo problemas para pagar las cuotas de un financiamiento que ya tienes, NO te desaparezcas. Ve al banco y habla con un asesor para que te de opciones de como salvaguardar la situación.

Inclusive si no puedes pagar la cuota a tiempo, el hecho de que acudiste a la institución para tratar de cumplir con tu compromiso se refleja en tu reporte y te puede ayudar en un futuro.

 

  1. Las ventas y la rentabilidad de la empresa

 

Tanto tú como el banco están haciendo negocios y quieren tener dividendos. Como resultado, debes demostrarle a tu nuevo “socio” que tu flujo de caja es suficientemente fuerte como para endeudarte.

Esto lo haces mostrando un reporte de ingresos de tu compañía que refleje los movimientos de los últimos años. Recuerda, el mejor momento para invertir en tu negocio es cuando las cosas están saliendo bien.

Normalmente, si los giros que debes cancelar no superan el 30% de tus ingresos mensuales, el banco no tiene excusas para negar el préstamo.

Además, el asesor que te atienda verificará que la empresa está correctamente constituida ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT), y consultará el historial crediticio de los accionistas.

 

  1. No tienes avales o garantías

Como todo socio inversionista, los entes bancarios tienen que buscar la manera de minimizar los riesgos de la operación. Un seguro por si las cosas no salen bien y se te hace imposible pagar el monto otorgado más los intereses.

Por eso, la mayoría de los bancos piden un aval o una garantía en la forma de bonos, bienes o un colateral que ellos puedan usar para recuperar su inversión. El requerimiento dependerá del caso.

Por ejemplo, si vas a destinar los fondos a hacer una mejora de negocio (adquirir maquinaria, unidades de transporte, etc.), lo más común es que estos bienes sirvan como colateral en caso de que no puedas pagar el préstamo.

Esta información debería aparecer en la página oficial del banco, y si no está, asegúrate de preguntarle a tu asesor para que no te lleves una sorpresa.

 

  1. Situación judicial

Por políticas internas o del gobierno, la mayoría de los miembros de la banca comercial no te otorga un financiamiento si hay un proceso legal abierto en tu contra o si estás cumpliendo algún castigo penal. Por ejemplo, si estás bajo fianza.

 

  1. Cuántas veces has pedido el préstamo

Ante una buena oportunidad de negocios, es fácil dejarse llevar e impacientarse por conseguir los fondos. Sin embargo, Wolfgang Erhardt, vocero del Buró de Crédito recomienda siempre mantener la calma.

Si una entidad bancaria no te otorga el crédito, no vayas de inmediato a otro lugar para hacer la solicitud. El sistema bancario está interconectado, y si el analista ve que te acaban de rechazar un financiamiento puede pensar que estás desesperado por el dinero.

“Lo mejor que puedes hacer es investigar todos los créditos que los bancos te ofrecen y dirigirte a tu primera mejor opción. Después, espera entre 15 a 20 días para recurrir a la segunda opción de tu lista”, dijo Erhardt durante una entrevista con Entrepreneur.

 

  1. La edad es un factor importante

No importa cuán bueno sea tu historial crediticio o tu score en el Buró. Si tienes más de 80 años, será extremadamente difícil conseguir un financiamiento por un plazo mayor a 10 años.

Si ese es tu caso, puedes poner las probabilidades a tu favor tomando la iniciativa y presentando un aval o colateral que le garantice a la institución que el compromiso se cumplirá en caso de que fallezcas.

Si nada de lo que mencionamos aquí presenta un obstáculo para ti, entonces conseguir financiamiento debería ser relativamente fácil, lo que es una sorpresa. Recuerda, 7 de cada 10 emprendedores dijeron que acceder a un crédito en México es difícil.

Sin embargo, un comunicado publicado por el Banco de México revelo que más del 50% de las empresas mexicanas, en el último trimestre de 2017, señaló que el acceso a los préstamos empresariales no representaba un problema para el crecimiento de sus empresas.

De hecho, las estadísticas indican que el 73% de los empresarios encuestados decidió no hacer una solicitud en una entidad bancaria.

¿Por qué los empresarios no piden crédito a los bancos?

¿Por qué los emprendedores mexicanos no les piden préstamos a los bancos?

 

A principios de 2017, los bancos dominaban la primera posición como fuente de financiamiento para las MIPYMEs en el país.

Sin embargo, varias de las las empresas encuestadas en el estudio realizado por el banco de México dijeron que las condiciones para pedir un crédito bancario se han ido deteriorando progresivamente.

Por ejemplo, un 44.3% de los participantes señalo la situación económica y las altas tasas de interés como el motivo más importante para no acudir a un banco. Además, el 35.1% dijo que los montos exigidos como colateral eran muy altos.

En contraste, sólo el 21.2% de los empresarios encuestados dijo que su historial crediticio había sido un problema para proceder con la operación.

Si la información que presenta el Banco de México es acertada, la cruda realidad es que la mayoría de los emprendedores en México no ve a la banca comercial como una opción viable o rentable para hacer crecer sus negocios.

En Aspiria, tomamos en cuenta el potencial de crecimiento que tiene tu negocio. Si tienes un plan de negocios sólido que hará crecer tu flujo de caja, visita nuestro calculador de créditos, haz la solicitud en línea en 10 minutos, y recibe respuesta en 48 horas. Así de simple.

 

Aspiria

Please follow and like us:
5