f17833dd05bf93129509d9fae0ff040b

El día de hoy me gustaría dejar una reflexión para todos los lectores que nos han ido siguiendo a lo largo de esta aventura que se llama Aspiria.

Durante este tiempo me ha tocado ver todo clase de negocios (chicos, medianos y grandes). En este proceso he notado tantas cosas sobre el mercado y la cultura mexicana. Por eso me gustaría empezar este articulo con una pregunta ¿Tu negocio será necesario dentro de los próximos 10 años? Y no lo tomen a mal, no es crítica o una señal de mal agüero, más bien es una reflexión sobre mi aprendizaje en todo este tiempo.

El día de ayer me encontraba viendo una conferencia de Warren Buffett (de cómo convertir $40 dólares en 50 billones), donde él se planteaba una pregunta a la hora de invertir en un negocio, esta es: ¿El negocio seguirá existiendo dentro de 10 años? Esto me dejo pensando un rato mientras observaba su conferencia. Por otro lado, recordaba un artículo que había leído recientemente en Expansión sobre un joven de 16 años que gano 43 mil dólares invirtiendo en la bolsa, Sudarshan Sridharan -nombre del chico- se hace preguntas parecidas a las que Warren se hace a la hora de invertir en un negocio, estas son: ¿Estará en 10 años? ¿Esto es algo que la gente necesita?

https://www.youtube.com/watch?v=XG945hoLLhk

Cada vez que una persona se acerca a nosotros, nos realizamos preguntas parecidas sobre su negocio, ya que en cierta manera nosotros “compartimos el riesgo con ellos”, volviéndonos parte de esa aventura en la cual se encuentran su negocio y si este no funciona es muy probable que nuestra inversión no se vea de vuelta. Pero esto no se trata de nosotros, se trata de ti.

Sinceramente cada vez que tomas una decisión en tu negocio consideras esto… ¿mi negocio será necesario dentro de 10 años? Hay cualidades sobre nuestro producto o marca que son inherentes, esto es lo que se le conoce como impronta. Estas cualidades también pueden ser conocidas como inferencia asociativa -desde neuromerketing- donde las personas crean una idea sobre lo que vendemos y esto es lo que refuerza su compra continua. Cuando la mente no asocia nuestro producto a una ventaja obvia, es imposible que este siga en la industria durante mucho tiempo o por lo menos no como nosotros quisiéramos.

El caballo fue cambiado por el automóvil, El correo por el teléfono, las fotografías impresas por las fotografías digitales, la renta de películas por Netflix. Donde dice Philip Kotler (Padre del Marketing) “si nosotros le hubiéramos preguntado en su momento a los clientes que usaban el caballo qué debería tener este para ser mejor, probablemente nos hubieran respondido: un caballo más rápido; sin embargo, nunca hubieran respondido nada acerca de crear un auto”. Esto es algo que se ve en la cultura mexicana, donde pocos se atreven a pensar a 10 años y ver si su producto será necesario en el futuro.

¿Dónde se encuentran las grandes ideas? Aquí se pueden encontrar 3 categorías de ideas: Las simples y competidas, las obvias y complicadas, y las no tan obvias y complicadas.

014e0bad-ef05-4463-bc9a-f20d8e494c69-original

En la primera categoría podemos encontrar negocios como “Alitas”, bares y/o restaurantes; este tipo de negocios son “simples” y muy competidos. Algo que menciona W. Chan Kim en su libro Estrategia de océano azul, donde la idea es alejarse lo más posible de industrias ya competidas mediante la innovación. Hay personas como Amancio Ortega, dueño de tiendas como Zara, el cual fue el hombre más rico del mundo el año pasado, donde lo interesante está en que el no invento la ropa, ni es el invento del siglo, sin embargo, fue el hombre más rico del mundo ¿Por qué? Porque reinvento su industria con lo que se le conoce como “Fast fashion”. Esto me recuerda un chiste del comediante Cris Rock, el cual habla de que para brillar en un mundo de negros en un vecindario de blancos hay que hacer cosas sobresalientes, algo parecido pasa con la innovación.

Por otro lado, tenemos ideas obvias, pero que son difíciles de llevar acabo. Aquí entra la cura para el cáncer, los carros voladores y/o cuetes que viajen a marte. Estas ideas sin lugar a dudas revolucionaran el mundo, pero son muy difíciles de ejecutar.

Por ultimo están las ideas no tan obvias y difíciles de implementar. Aquí podemos encontrar la inteligencia artificial, la realidad aumentada (Pokemon Go) y los buscadores (Google). La competencia se aleja completamente de estos nichos y los que acceden saben que han encontrado oro puro.

Sé que las oportunidades en México no son tan obvias, la educación no es accesible y el capital es complicado de conseguir, pero ese no es pretexto para no hacer la cosas bien. Cuando se acercan a nosotros esto se evidencia por mil, donde unos cuantos han entendido que un préstamo no es para endeudarse, es una herramienta para seguir produciendo y generando utilidades. Si tu negocio es bueno y necesita capital exprés para salir de una contingencia nosotros te lo damos, no buscamos que lo utilices por mil años, solo por un breve periodo, pero ¿por qué te menciono esto? Porque la idea es dar acceso a capital de trabajo a las empresas para que estas vivan diez años o más.

Cada paso que tomes, cada decisión que hagas debe ser con la idea de avanzar. Así la próxima vez que te preguntes ¿mi negocio será necesario dentro de 10 años? Sea un sí rotundo.

Please follow and like us:
5